Aquí   podemos  ver  la  extensión  que  ocupaban  los  encinares  en  España  en  tiempos  de  los  celtiberos.  Los  aqueos  ,  la  familia  más  antigua  de  las  familias  griegas  celebraban,  según   Tito  Livio, bajo   una  encina  sus  reuniones  comunales  en  las  que  se  tomaban  las  decisiones  más  importantes.  La  encina ,  según  los  griegos,  era  símbolo  de  justicia  y  de  fuerza.

El  bosque  fue  el  templo  más  antiguo  para  muchos  pueblos ;  el  primer  lugar  destinado  al  culto  de  divinidades.  Cuando  posteriormente  se  conbstruyeron  templos,  alrededor  se  plantaban  bosques, en  los  que  se  celebraban  fesrividades  y   actos importantes.  El  carácter  sagrado  de  los  bosques  permitia  que  los   perseguidos  por  la  justiucia  acudieran   a   refugiarse  en  ellos  pidiendo  asilo.

Los  Druidas   (  ver  fotografia  anterior )  ”   hombres  de  la  encina  ”  fueron  los  sacerdotes  celtas  acreditados  en  la  Galia  y  en  la  Britania.  Eran  poseedores  de  los  conocimientos  que  iban  desde  la  predicción,  sanación  y  astronomía  hasta  las  funciones  de  maestros  y  jueces.  Fueron  personas  de  gran  poder  e  influencia  y  líderes  religiosos  de  los  clanes  celtas.  Nunca  fueron una  casta  hereditaria  dado  que  cualquiera  podia  iniciarse  como  druida.

Para  los  druidas  celtas  su  templo  para  la  transformación  estaba  en  la  Naturaleza  donde  las  montañas, los  rios  y  los  valles  se  vuelven  sagrados;  y  como  rito  iniciático  el  druida  se  apoya  en  la  simbología  sagrada  de  la  encina  y  se  conecta  a  través  de  ella  con  los  ritmos  biológicos  vegetales.  La  palabra  druida  viene  de  ”  DER  ”  que  quiere  decir  ”  roble  o  encina  ”   pues  este  árbol  canaliza  ,  según  los  druidas,  una  energía  que  les  permite   transformarse  (  ver  fotografia ).  Según  los  griegos  suponian  que  las  encinas  estaban  habiatadas  por  los  druidas  (  drys  en  griego  significa  encina ).

En  este  proceso  de  transformación  los  druidas  atravesaban  tres  grados,  el  primero  era  el  de  BARDOS,  aquellos  que  tienen  la  inteligencia  de  saber  vivir,  de  saber  callarse  y  de  saber  hablar  cuando  hace  falta  (  otra  versión  de  los  tres  manos :;  no  ver,  no  oir  y  no  hablar );  el  segundo  grado  era  el  OVATE  que  viene  de    ”  ovide  ”  =  serpiente (  el  máa  astuto y  sabio  de  los  reptiles),  por  lo  que  ya  tenia  la  posibilidad de  enseñar  a  la  juventud,  de  dar  esperanza  y  ánimo.  Actuaban  como  catalizadores  entre  el  mundo  subterráneo  y  el m mundo  aéreo  del  pensamiento.  Y  el  tercer  grado  era  el  DRUIDA,  maestro,  juez  y  jefe  religioso.

 

DODONA  es  un  lugar  que  se  encuentra  a  80  km.  al  este  de  la  isla  de  Corfú,  en  la  región  de  Epiro,  al  pie  del  monte  Tomaros (  2.000m. de  altitud ) , cerca  de  la  actual  frontera  entre  Grecia  y  Albania.  El  oráculo  de  Dodona  es  el  más  antiguo  y  célebre  junto  a  los  de  Delfos  y  Amón.  Este  santuario  dedicado   al  dios  Zeus  se  precticaba  la  adivinación.   ”   de  la  encina  debes  apartarte  cuando  amnenaza  una  tormenta  “  dice  el  refranero,  pues  dicho  santuario  consagrado  a  Zeus,  dios  del  rayo  ,trueno  y  del  cielo, comunicaba  su  voluntad  a  los  sacerdotes  (  oráculos  de  Dodona )  en  el  rumor  de  las  hojas  de  la  encina  sagrada.

Según  cuentra  Homero  en  ”  La  Iliada  ”   Ulises  pidió  un  consejo  al  follaje  del  dios  del  oráculo  (  Zeus )  en  Dodona  para  poder  regresar  sano  y  salvo  a  su  tierra  de  Ítaca.   ”   dijo  que  (  Ulises )  fue  a  Dodona  para  aprender  del  gran  Roble –  Encina  la  voluntad  de  Zeus  y  para  saber  como  entraría  en  la  tierra  de Ítaca  “.

En  el  centro  del  santuario  de  Dodona   se  hallaba  el   árbol  sagrado,  el  gran   roble-encina  de  Zeus  que  hacia  las  veces  de  palomar  (  ver  fotografias  anteriores ).  Las  señales  que  los  sacerdotes  y  sacerdotisas  debían  interpretar venian  del  grito  de  las  palomas,  el   rumor  de  las  hojas  de  la  encina   y  los   ecos  sonoros  que  el  viento  conseguia  al  hacer  golpear  unas  cadenas  emplazadas  allí  sobre  unos  calderos.

En  la  Antigua  Roma  ,  a  orillas  del  lago  NEMI, estaba  un  encinar  consagrado  a  Júpiter  (  Zeus)  gobernado  por  un  rey  del  bosque,  y  las  coronas  de  hojas  de  encina  eran  el  distinmtivo  de  los  gobernantes  de  la  antigua Italia,  mucho  antes   que  los  héroes  lo  fueran  con  hojas  de  laurel.

Entre  los  germanos ,  donde  a  menudo  las  encinas  cubrian  con su  sombra  los  anfiteatros donde  se  celebraban  los  ”  things  ”  , estaban  consagradas  al  dios  del  trueno  y  del  rayo  THOR/DONAR.  Y  durante  el  romanticismo  fue  la  encina  símbolo  de  fuerza inquebrantable   por  lo  que  las  hojas  de  encina  en  la  época  nacionalsocialista  (  Hitler  )  una   condecoración.

Anuncios