UNAMUNO  se  enamoró  de  la   encina   castellana  especialmente  la  de  la  dehesa  salmantina  tanto  en  sus  escritos  en  prosa  como  en  sus  poemas.  Canta  a  la  perfección  su  caràcter  sagrado  y  las  peculiariades (  raíces,  tronco,  copa  y  hojas…..).  Así  lo  plasmó   en  su  poema  :  ”  EL  MAR  DE  ENCINAS ”  no  en  balde  la  encina  es  el  árbol  símbolo  de  la  Península  Ibérica y  en  Salamanca  y  Extremadura  se  las  cuidan  con  sumo    interés.

                 En  este  mar  de  encinas  castellano/ los  siglos  resbalaron  con  sosiego/  lejos  de  las  tormentas  de  la  historia,/  lejos  del  sueño.

                 Que  a  otras  terras  la  vida  sacudiera; /  sobre  este  mar  de  encinas  tiende  el  cielo/  su  paz  engendredora  de  reposo,/  su  paz  sin  tedio.

                Sobre  este  mar  que  guarda  en  sus  entrañas/  de  toda  traición  el  manadero/  esperan  una  voz  de  hondo  conjuro/  largos  silencios.

                Cuando  desuella   el  estío  la  llanura,/  cuando  la  pela  el  riguroso  invierno,/  brinda  al  azul el  piélago  de  encinas/  su  verde  viejo

                Como  los  dias,  van  sus  recias  hojas /  rodando  una  tras  otra  al  pudridero /  y  siempre  verde  el  mar,  de  lo  divino /  no  es  espejo.

                   Su  perenne  verdura  es  la  de  la  infancia/  de  nuestra  tierra,  vieja ya,  recuerdo,/  de  aquella  edad  en  que  esperando al  hombre/  se  henchía  el  seno

                   de  regalados  frutos.  Es  su  calma/  manantial  de  esperanza  eterna, eterno./  Cuando  aún  no  nació  el  hombre  ella  verdecía/  mirando  al  cielo.

                   y  le  acompaña  su  verdura  grave/  tal  vez  hasta  dejarle  en  el  lindero/  en  que  roto  ya  el  viejo, nazca  al  dia / un  hombre  nuevo.

                   Es  su  verdura  flor  de  las  entrañas/  de  esta   rocosa  tierra,  todo  hueso; /  en  flor  de  piedra  su  verdor  perenne/  pardo y  austero.

                    Es,  todo  corazón,  la  noble  encina/  floración  secular  del  noble  suelo/  que,  todo  corazón  de  firme  roca ,/ brotó  el  fuego

                   de  las  entrañas  de  la  madre  tierra./  Lustrales  aguas  le  han  lavado  el  pecho/  que  hacia  el  desnudo  cielo  alza  desnudo /  en  verde  vello.

        Y  no  palpita,  aguarda  en  un  respiro/  de  la  bóveda  toda  el  fuerte  beso,/  a  que  el  cielo  y  la  tierra  se  confundan/  en  lazo  eterno.

        Aguarda  el  día  del  supremo  abrazo/  con  un  respiro  poderoso  y  quieto /  mientras,  pasando, mensajeras  nubes /  templan  su  anhelo.

        En   este  mar  de  encinas  castellano /   vestido  de  su  pardo  verde  viejo / 

que  no  ceja,  del  pueblo  a   que  cobija,/místico  espejo.

Gabriela  Mistral  era  el  pseudónimo  de  LUCILA  DE  MARIA  DEL  PERPETUO  SOCORRO    GODOY    ALCAYAYA.   Nació  en  Vicuña  (  Chile ) en  1.889  y  murió  en  New  York  en  1.957.  Su  poesia  es  romántica,  dulce  y  musical, repleta  de  colores  y  por  doquier  rezuma  Naturaleza.  En  su  poema  ”  LA  ENCINA  ”  dedicado  a  la  mestra  Brígida  Walker  podremos  ver   el  gran  amor  que  profesa  a  la  encina, extendida  por  toda  Hispanoamérrica,  árbol  que  une  generaciones, anida  ilusiones  y  de  hechura  divinal.

         Esta  alma  de  mujer  viril  y  delicada,/  dulce en  gravedad, severa  en  el or,/  es  una  encina  espléndida  de  sombra  perfumada/  por  cuyos  brazos  rudos  trepara  un  mirto  en  flor.

        Pasta  de  nardos  suaves,  pasta  de  robles  fuertes/  le   amasaran  la  carne  rosa  del  corazón, /  y  aunque  es  altiva  y  recia,  si  miras  bien  adviertes/  un  temblor  en  sus  hojas  que  es  temblor  de  emoción.

        Dos  millares  de  alondras  el  gorjeo  aprendieron/  en  ella,  y  hacia  los  vientos  esparcieron/  para  poblar  los  cielos de  gloria.  ¡  NOBLE  ENCINA !/  déjame  que  te  bese  en  el  tronco  llagado, /  que  con  la  diestra  en  alto,  tu  macizo  sagrado,/  largamente  bendiga  ,  como  hechura  divinal.

 

 

 

 

 

 

            El  peso  de  los  nidos  ¡ fuerte !  no   te   ha  agobrado./   Nunca  la  dulce  carga  pensaste  sacudir./   No  ha  agitado tu  fronda  sensible  otro  cuidado/  que  el  ser  ancha  y  espesa   para  saber  cubrir.

            La  vida  (  un  viento )  pasa  por  tu   vasto  follaje ./  Como  un  encantamiento  .  sin  violencia,  sin  voz; / la  vida  tumultuosa   golpea  en  tu  cordaje,/  con  el  sereno  ritmo  que  es  el   ritmo  de  Dios.

            De  tanto  albergar  ruido,  de  tanto  albergar  canto,/  de  tanto  hacer   tu  seño  aromosa  tibieza, /  de  tanto  dar  servicio,  y  tanto  dar   amor/  todo  tu  leño  heroico  se  ha  vuelto,  santo.

            Se  te  ha  hecho  en  la  fronda  inmortal  la   belleza  / ¡  y  pasará  el  otoño  sin  tocar  tu  verdor  !.

 

 

 

 

 

 

 

En  este  lugar – tumba  reposan  los  restos  mortales  de  Gabriela  Mistral.

       ¡  Encina,  noble  encina,  yo  te  digo  mi  canto ! /  Que  nunca  de  tu  tronco  mane   amargor  de  llanto/, que  delante  de  ti  prosterne  el  leñador /  de  la  maldad  humanas,  sus  hachas,  y  que  cuando /  el   rayo  de  Dios   hiérate,  para  ti  se  haga  blando /  y  ancho  como  tu   seno,  el  seno  del  Señor! .

Anuncios