La HIGUERA    es  un  árbol  de  secano  típico  en  los  países  del  Mediterráneo.  Es  un  árbol  frutal   muy  apreciado  por  sus  frutos  y   apropiado  para  el  cultivo  extensivo  pues  no  requiere  cuidados  especiales  una  vez  plantada  y  arrelada.  Su  rusticidad  y  su  fácil  multiplicación  coadjuvan  eficazmente.  El  nombre  científico  es  ”  Ficus   Carica  ”   ;   Ficus   es  una  palabra  latina   que   significa  ”  higuera  ”   y   Carica   se  refiere  a  la  región  del  Asia  Menor  de  donde  procede.  En  catalán  conservamos  mejor  la  raíz  latina  pues  la  denominamos  ”   figuera  “.

Las higueras  pertenecen  a  la  familia  de  las   moráceas .  Toleran  bien  las  altas  y  bajas  temperaturas.  La  humedad  excesiva  y  las  lluvias  frecuentes  perjudican   la  calidad  de  sus  frutos  (   higos   o  brevas ).   Es  uno  de  los  árboles  más  resistentes  a  la  sequía.  Crece  en  terrenos  pedregrosos  y  áridos,  pero  requiere  que  tengan  un alto  contenido  en  calcio  para  que  la  cosecha  tenga  calidad.  Es  un  árbol  muy  sensible  a  la  podredumbre  radicular.

La  higuera  común  no  posee  un  gran  tamaño,  suele  alcanzar  entre  2  y  8  metros  de  altura.  Es  más  ancha  que  alta  ,  ya  que  su  copa  sí  llega  a  alcanzar  un  porte  mayor,  desproporcionado  respecto  al  del  tronco.  Su  corteza  es  de  color  grisáceo  y  de  textura  lisa.  Y  sus  ramas  ,  que  son  prolongación  del  mismo,  presentan  tonos  idénticos.

En  esta  fotografia  podéis  observar  el  tronco  de  la  higuera  (  gris  ceniza  y  lisa ) .  Las  higueras  no  suelen  abonarse  directamente  ni  regarse.  Cuanta  más  sequía  padezca  la  higuera  ,  dentro  siempre  de  ciertos  límites,  más  dulces   serán  los  frutos.    Sus   hojas   son  palmeadas  (  de  3  a  7  lóbulos )   con  un  largo  pecíolo,  ásperas ,  consistentes   y  rugosas,  un  poco  acorazonadas  en la  base,  ,   de  color  verde  claro  en  la  parte  inferior  que  contrasta  con  una  tonalidad  más   fuerte   en  la  cara  superior. Caducas   y  que  sólo  crecen  en  los  extremos  de  las  ramas. De  ellas  se  obtiene  una  sustancia  blanquecina (  un  jugo  lechoso  y  gomoso )  denominada  ”   látex  ”  que  se  utiliza  para  combatir  las  verrugas.

Aquí  podéis  contemplar  varias  ramas  de  higuera  con  sus  hojas  y  con  higos  negros.  La   higuera   a  diferencia  de  la  mayoría  de  los  árboles  ,  no  desarrolla  una  única  raíz   principal,  sino  que  son  varias  las  que  nacen  radialmente  del  tronco,  más  o  menos  superficiales  y  extendidas ,  con  un  aspecto  potente  y  fibroso,  pero  muy  frágiles. Facilmente  se  enraizan  y  se  extienden por  la  capa  arable  del  suelo,  sin  profundizar  mucho.

La  higuera  florece   entre  la  primavera  y  el  otoño,  sin  embargo  se  trata  de   flores  invisibles,  de  color  amarillo,  que  encontramos  dentro  del receptáculo  que  se  convertirá   pasados  unos  meses  (  finales  de  agosto y  septiembre )   en  higos.  Estos  no  son  sino  la  flor  modificada  en  una  estructura  carnosa  y  llena  de  jugo.  Sus  flores  ,  unisexuales,  están  distribuidas  por  la  superficie   interna  de  un  receptáculo  lobuloso  abierto  en  un  extremo  y  tras  la  fecundación,  se  hincha   y  se  vuelve  camoso,  formando  una  masa  rica  en  materias  azucaradas :  higo  o  breva.  Las  higueras  con  flores  masculinas  se  denominan   cabrigos   y  las  que  poseen  flores  femeninas   comunes.

Anuncios