Esta  acuarelada  de  la  higuera  es  de  la  pintora  Ivonne  Ayoub. 

En  la  civilización  prehindú  ( III milenio  a.C. )  la  higuera   representa  el   árbol  cósmico  junto  al  cual  posan  las  diosas  desnudas,  Es  el  eje  axial   que  une  el  cielo  y  la  tierra.

Los  egipcios  representaban  al  hombre  curado  de  su  incontinencia  sexual,  por  un  toro  atado  a  una  higuera,  ya  que  se  relacionaba  a  Apis  con  la  higuera.

En  el  folkore  judio  la  higuera  (  imagen  de  Israel)  es  un  árbol  de  paz,  prosperidad y  seguridad  colectiva.  Israel  es  torcido  y  rebelde  (  la  higuera  tiene  un  tronco  torcido y  corteza  brillante )  pero  será  a  través  del  Mesias  que  se  vuelve  brillante.  Sus  ramas  se  extienden  en  todas  direcciones  y  tienen  hojas  quíntuples :  Israel   se convertirá  en  salvación  para  todas  las  naciones  y  las  hojas  quíntuples   (  el  cinco  en  la  Bíblia  es  el  número  de  la  gracia  )  ”  venda  quíntuple  de  higos  en  el  cuerpo  de  Ezequías.

En  Sudamérica  existe  la  superstición  de  que  tener   una  higuera  en  casa  atrae  a  los  duendes  los  cuales  intentan  llevar  al  infierno a  los  niños  no  bautizados.

Cerca  de  la  isla  de  Lanzarote  hay  el   Islote  de  Hilario  (  famoso  por  sus geysers  artificiales) que  se  quedó  aislado  del  resto  de  la  isla  por  un  mar  de  lava.  Cuentan  que  un  pastor ,  llamado   Hilario , subia  al  monte,  durante  50  años, acompañado  de su  camella.  Un  día  plantó  en  su  cima  una   higuera;  aunque  agarró,  jamás  dio  fruto  porque  la  higuera  no  puede  aguantar  el  fuego,  y  la  cima  era  tierra  volcánica.  En  recuerdo  de  esta  leyenda  se  puede  ver  el  tronco  de  una  higuera  y  el esqueleto  de  un  camello,  como  monumento  a  la  tenacidad,  constancia  y  esfuerzo  humano.

Una  higuera  sin  fruto  es  como  un  templo  sin  sagrario  ni  altar.  ”   La  pobre  parece  tan  triste  /  con  sus  gajos  torcidos  que  nunca/  de  apretados  capullos  se  visten  ”  (  Juana  de  Ibarbaurou ).

Fábula  del  Castaño  y  la  Higuera  (  Leonardo   da  Vinci  )  :   ”   Viendo  el  castaño  a  un  hombre  que,  trepad0  sobre  una   higuera,  doblaba  sus  ramas  hacia  sí  y  de  ellas  arrancaba  los  maduros  frutos  que  iba  metiendo  en  la  abierta  boca  para  luego romperlos  y  dilacerarlos  con   los  dientes,  empezó  a  sacudir  sus  largas  ramas  y   a  decir :  ”  ¡  Oh,  higuera,  cuánto  menos  que  yo  debes  tú  a  la  naturaleza ! “.  Observa  como  dispuso  ella,  para  mejor  guardar  a  mis  dulces  hijos,  vestirlos  primero  de  una  delgada  camisa  y  envolverlos  luego en  una  piel   espesa   y  resistente;  y  todavía  ,  no  satisfecha  de  tanto  favorecerme,  les  construyó  una  sólida  habitación defendida  por  espinas  abundantes   y  agudas,  a  fin  de  que  las  manos  del  hombre  no  puedan  dañarla.  La   higuera  entonces  echose  a  reir  junto  a  sus  hijos,  y  cuando  hubo  concluido  de  reirse,  le  contestó  así  :  ”  Tu  ignoras  que  el  hombre  se  ingenias ,  con  pértigas,  piedras  y  sarmientos,  para  hacerte  bajar  las  ramas  y  privarlas  de  sus  frutos,  los  cuales,  caidos  al  suelo  y  golpeados  con  los  pies  o  con  piedras,  salen  estropeados  y  maltratados  fuera  de  tu  fortificada   casa.  A   mí  entretanto,  los  hombres  me  tratan  con  manos  cuidadosas  y  no  –  como  a  tí  –  con  palos  y  guijarros  “.

Bellísima  fábula  de  la  que  se  pueden  sacar  múltiples  consejos.  La  soberbia  derrumba  ,  la  humildad  enaltece;  dime  de  lo  que  presumes  y  te  diré  de  lo  que  careces…..

Quizás  sea  Miguel  Hernández  Gilabert  el  poeta  que  más  veces  menciona  la  higuera  en  sus  versos. En  su  casa  de  Orihuela  ( Alicante )  tenía  una  hermosa  higuera  y  desde  pequeño  se  familiarizó  e  incluso  muchas  veces  suplanta   su  ”  ego ”  (  ser )  por  la  higuera.  En  la  elegía  a  su  amigo  Ramon  Sijé  dice  :  ”  Volverás  a  mi  huerto  y  a  mi  higuera/  por  los  altos  andamios  de  las  flores/  pajeará  tu  alma  colmenera “.

e

En   ”  Árbol  desnudo  ”  :  ”  ¡ Oh   Meca  de  lujurias  y  avisperos/  quid  de  las  hinchazones,/ ¡Oh  desembocadura !  de  los  eros; /  higuera  de  pasiones, / crótalos  pares  y   pecados  nones “.  La  imagen  de  la  higuera  es  personificado  con  el  árbol  desnudo,  desprovisto  de  follaje   con  la  llegada  del  otoño.  Además  presenta  la  higuera  como  meca  de  lujurias  y  avisperos por  su  sabor  dulce  y  placentero  al  paladar.

Luego  dice  :  ”  Los  árboles  verdales  de  la  higuera/  no  alteran  con  sus  iras./  No  se  menea  nada  ante  nosotros,/  dos  árboles  descalzos…”  .  Las  iras  son  los  frutos ,  maduro  del  verano (  los  higos)  ,  mientras  que  el  estar  descalzo  implica  la  llergada  del  otoño, arrastrando  con  la  caída  de  las  hojas, los  sentimientos de  tristeza,  nostalgia  y  apatía.

Y  finalmente  en  Diario  de  junio    dice  :  ”   Bajo  la  higuera ,  donde  la  lujuria /  tiene  sus  potestades, /  cotejo, sin  andar  yendo en  tu  basca,/  higos  con  genitales  “.  Estos  versos  son  una  clara  alusión  sexual  y  erótica  de  la  higuera.    Ésta  es  testigo  de  encuentros  amorosos,  durante  el  calor  estival.  El  poeta  va  a  buscar  higos  que   son  claramente  el  sexo  femenino.

 

Anuncios