La  Encina  su  nombre  científico  es  ”   Quercus  ilex  ”   y  el  nombre  de  quercus  provine  de  la  palabra  celta  ”  quercuez  ”  que  significa  árbol  hermoso. El  bosque  de  encinas  se  esparcia  por  todo  el  territorio  de  España,  por  eso  es  considerada  la  encina  como  el  árbol   típico  español.  Según  el  historiador  romano  Estrabón  en  sus  escritos  sobre  la  Península  Ibérica  decia :  ”   sus  habitantes,  durante  dos  tercios  del  año,  se  alimentaban  de  bellotas  de  encinas,  dejándolas  secar,  triturándolas  y  fabricando  con  ellas  un  pan  que  se  conserva  un  tiempo  “.  Esto  prueba  la  gran  extensión  que  ocupaba  el  bosque  encinar.

Es  un  árbol  de  talla  media  entre  los  16 – 25  metros  de  altura,  de  c0pa  ovalada  al  principio  para  luego  ensancharse  y  finalizando  con  formas  redondeadas  – aplastadas.  A  lo  largo  de  la  Historia,  la  encina  jugó  un  papel  destacado  en  la  economía  del  hombre  mediterráneo.  La  encina,  junto  con  el  roble. fue  árbol  sagrado  en  la  Península  Ibérica.  Recibió  culto  entre  los  celtíberos  y  abundaron  en  nuestro  país  ”  los  encinares  sagrados  “.

Estos  bosques  sagrados  estaban  fuertemente  protegidos y  la  rigidez  de  su  culto  debió  ser  notable  a  juzgar  por  las  noticias  que  nos  han  llegado  como  por  ejemplo  un  bronce  encontrado   en  Botorrita  (  Zaragoza ) en  1.970 ,  que  hace  referencia  a  un  bosque  sagrado ,  un  encinar , y  que  establece  toda  una  serie  de  prohibiciones,  normas  y  castigos   para  su  protección,  indicando  asimismo  que  se encuentra  vigilado.

Se  trata  de  un  árbol  siempre  verde.   Prefiere  suelos  calizos  sueltos  y  profundos.  Se  porta  bien  cuando  escasea   el  agua  y  acepta  temperaturas extremas. También  se  la  conoce  como  el   árbol  de la  sombra  tanto  por  su  frondosidads como  por  las  hojas  perennes  y  de  gran  porte.

 

Sus  hojas  son  perennes,  de  un  color  verde  oscuro  por  el  haz  y  más  claro  por  el  envés.  Estas  hojas  al  ser  muy   duras  y  coriáceas  evitan  la  excesiva  transpiración  de  la  planta,  lo  que  le  permite  vivir  en  lugares  secos.  Son  redondeadas  y  el  borde  provisto  de  dientes.  La  enc ina  simboliza  la  duración  y  la  regeneración  puesto  que  antes  de  que  las  hojas  se  mueran  ya  han nacido  las  nuevas.  A  las  hojas  de  la  encina se  les  atribuía  la  propiedad  de  mantener  alejado  el  león  y  una  estaca  de  encina  hincada  en  el  estercolero  ahuyentaba  las  serpientes.

Su  tronco  a  veces  adquiere  grandes  dimensiones  como  la  encina  del  ”  Mas  de  Borbó  ”  ( Aleixar )  o  de   ”  La  Marquesa  ”  en  Navalmoral  de  la  Mata  (  Cáceres),  llamada  así  por  la  propietaria  de  la  dehesa  la  ”  Marquesa  de  Comillas ”  donde  en  su  sombra  podian  sestear  casi  un  millar  de  ovejas  con  sus  pastores.  La  encina  de  ”  Sobrarbe  ”  fue  símbolo  de  las  libertades  aragonesas.  La  corteza  de  su  tronco  en  un  principio  es  lisa  y  de  color  verde  grisáceo,  poco  a  poco   se  va  oscureciendo  a  medida  que  crecen  y  agrietándose   hasta  que  finalmente  su  tronco  es  practicamente  negro  (  ver  fotografia anterior).

El  fruto  de  las  encinas  son  las  bellotas,  palabra  que   provine  del  árabe  ”  balluta  ”  que  significa  encina.  Son  unos  glandes  de  color  marrón  oscuro  cuando  maduran  (  antes  verdes….ver  fotografia ),  brillantes  y  con  una  cúpula  característica fornmada  por  brácteas  muy  apretadas  y  densas,  que  recubren  aproximadamente  un  tercio  de  su  tamaño.  Maduran  entre  los  meses  de  octubre  hasta  principios  de  diciembre  y  normalmente  se  caen  en  el  suelo.  Son  muy  apreciadas  para  alimentar  a  los  cerdos  ibéricos  ,  de  ahí  su  vital  importancia  para  la  economia  y  la  gastronomía.

Hay  dos  especies  de  bellotas  las  amargas  que  se  dan  en  el  área  mediterránea  y  las  bellotas  dulces  propia  de  las  áreas  interiores  y  meridionales  de  la  Península  Ibérica.   ”  Los  cerdos  pastan  por  las  dehesas  aprovechando  las  bellotas  caidas,  mientras  las  cabras  frecuentemente  trepan  a  los  encinares  buscándolas  “.  En  algunos  lugares  hacen  ”  licor  de  bellotas  “.

 

En  Catalunya  a  la  bellota  la  denominamos  ”  Gla  ”   (  glans  penis  )  ya  que  antiguamente  era  símbolo  sexual  masculino.  Así  Oswald  Crollius  dice  :   ”  el  glande  o  bellota  forma  la  cabrza  de  la  verga  del  hombre  ”  y  por  esto  también  se  llevaba  como  amuleto.  Para  los  Druidas  (  hombres  de  la  encina )  que  eran,  como  en  otro  artículo  explicaré,  una  corporación  de  sacerdotes  celtas , comian  bellotas  antes  de  la  predicción.

Anuncios