Los   cedros  son   árboles  de  gran  longevidad.  Los  más  famosos  son  los  de  Bcharre a  unos  120  km.  de  Beirut  (  Líbano ).  Estos  cedros  de  ARZ  EL  RAB  están  en  la  lista  de  Patrimonios  Mundiales  de  la  UNESCO.   Su  edad  se  estima  entre  los  1.500  a  2.000  años .  Se  les  conoce  como  ”  los  cedros  del  Señor  “.  Su altura  ha  alcanzado  los  35  metros  y  el  tronco  de  algunos  es  entre  los  12  y  14  metros  de  diámetro,  estriado  longitudinalmente.  La  corteza   externa   es  de  color  café  claro  y  la  interior  es  de  color  rosáceo.

Los   cedros  son  poseedores  de  una  corteza  muy  bella,  que  se  hace  más  y  más  evidente  con  el  paso  de  los  años.  Sus  ramas  se  unen  al  tronco  principal  de  forma  perpendicular  a  éste,  cediendo  hacia  el  suelo  a  medida  que  crecen  y  se  cargan  de  peso. Su  madera  posee  un   poderoso  aroma,  producido  por  un  aceite  volátil,  que  se  difunde  en  el  aire  puro  de  la  m0ntaña.  Su  frescura  lujuriosa  y  las  notas  verdes  y  crujientes  de  su  savia,  producen  unb  carácter  noble  va  su  fragancia.

Los  árboles  de  los  tiempos  bíblicos  dicen  que  tienen  poderes  curativos  y  la  capacidad  de  volver  a  conectar  a  los  seres  humanos  con  la  Divinidad. Por  su  majestad  y  su  larga  vida   vino  a  ser  símbolo  de  la  eternidad   y  por  su  hermosura  y  aroma  símbolo  de  gloria,  poder  y  fuerza.  En  el  Cantar  de  los  Cantares  la  esposa  se  dirige  al  esposo  en  estos términos  :  ”  Sus  piernas  son  columnas  de  mármol,  asentadas  en  basas  de  oro  puro;  su  aspecto  es  como  el  del  Líbano , esbelto  como  los  cedros  ”   ( 5, 15)  y  antes  el esposo  dice  de  su  esposa :  ”   el  perfume  de  los  vestidos  es  como  el  olor  del  Líbano “.

Esta  es  la nación  en  cuya  bandera  hay  el  cedro.  En  la  epopeya  de  Gilgamesh  nos  cuenta  :  ”  Contemplaron  la  montaña  de  cedros,  morada  de  dios,  trono  de  Irnini,  desde  la  faz  de  la  montaña.  Los  cedros  elevan  a  lo  alto  su  frondosidad.  Buena  es  su  sombra  ,  llena  de  delicia  “.  Y  mucho  más  explícito  es  el  profeta  Ezequiel   cuando  narra  lo  que es  un  cedro:  ”   He  aquí  que  Asur  era  un  cedro  del  Líbano,   de  hermosas  ramas,  frondoso  ramaje  y  gran  altura.  Su  copa  llegaba  hasta  las  nubes.  Las  aguas  lo  hicieron  crecer,  se  encumbró   sobre  el  abismo.  Sus  rios  corrian  alrededor  de  su  pie.  Y  a  todos  los  árboles  del  campo  enviaba  sus  corrientes.  Por  tanto, se  encumbró,  su  altura  sobre  todos  los  demás  árboles.  Se  multiplicaron  sus  ramas,  y  se  extendió  el  ramaje,  debido  a  las  muchas  aguas.  En  sus  ramas  hacian  nido  todas  las  aves  del  cielo.  Debajo  de  su  ramaje  parian  todas  las  bestias  del  campo.  A  su  sombra  habitaban  todas  las  naciones.  Se  hizo,  pues ,  hermoso  por  su  grandeza  y  por  la  extensión  de  su  ramaje. No  le  igualaban  en el  jardín  de  Dios  ni  los  abetos  pues  carecian  de  copa  semejante,  y  los  plátanos  no  superaban  su  fronda;  ningún  árbol  le  era  igual  en  belleza.  YO  le  habia  hecho  hermoso  por  la  multitud  de  sus  ramas   y  le  envidiaban  todos   los  árboles  del  Edén ”  (  Ez. 31, 3- 9).

Mejor  contado  ya  no  se  puede.   Es  un   pasaje  idílico, lleno  de  colorido  y  en  los  tiempos  actuales  diríamos  ecologista.

Este   es  el  valle  de  Arz  El  Rab  donde  se  hallan  los  cedros  más  longevos  y  al  fondo  la  parte  desértica  a  una  altura  aproximada  a  los  3.00  metros.  Los  cedros  se adaptan  a  casi  cualquier  terreno  que  sea  suficientemente  poroso  para  evitar  encharcamientos  de  agua.

Las  flores  masculinas   son  erguidas  y  cilíndricas,  de  color  amarillo,  capaces  de  envolver  el  árbol  en  una  nube  de  polen.  Y  las   femeninas   son  piñas   en  forma  de  barrica  y  al  madurar  se  deshacen  en  semillas  aplanadas.  Son  muy  decorativas  cuando  están  verdes,  ya  que  se  sitúan  en  la  cara  superior    de  las  aplanadas  ramas  haciéndose  muy  visibles.

Anuncios