En  invierno ,  los  fenómenos  meteorológicos  influyen en   el  estado  de  las  carreteras  lo  que  puede  afectar   gravemente  en  el  comportamiento  de  nuestro  coche.  Si  no  es  por  una  necesidad  es  mejor  dejarlo  aparcado   en el  garaje,  nos  ahorraremos  disgustos  y  contratiempos.

Pensemos  que  dos  de  cada  tres  conductores  españoles  admite  que  no  saben  poner  cadenas  en  su  vehículo,  mientras  que  el  17%   renoce  no  estar  preparado  a  sortear  las  inclemencias  invernales.  La  lluvia  es  el  fenómeno  más  común,  y  por  ello,  el  más  peligroso,  aunque  la  nieve  figure  en  la  mente  de  todos  como  el  más  típico  y  el   que  más  problemas  acarree.   La  falta  de  visibilidad  y  la  baja  adherencia  de  los  neumáticos  son  los  mayores  problemas.

LLevar  unos  buenos  neumáticos  ayudan  a  mejorar  la  tracción  del  coche ,  pero  aún  así  pueden  darse  situaciones  de  peligro.  La  precaución ,  la  preparación  del  coche,  la  reducción  de  la  velocidad  y  el  incremento  de  la  distancia,  son  los  medios   adecuados  para  evitarlos. 

En  caso  de  nevada,  no  conviene  quitar  la  capa  de  nieve  hasta  el  momento  de  utilizar  el  coche  porque  es  la  mejor  protección contra  las  heladas.  Si  hay  rodadas  hechas  por  otros  vehículos  circular  por  ellas.  El  hielo,  a  diferencia  de  la  nieve,  es  difícil  de  apreciar  sobre  la  carretera,  por  lo  que  hay  que  extremar  las  precauciones  para  evitar  posibles  accidentes.

Existen  algunas  zonas  especialmente  propicias  a  la  acumulació  de  placas  de  hielo (  las  zonas  húmedas   donde  no  les  da  el  sol  y  además  son  cuervas ) ,  allí  es  dónde  se  debe  reducir  la  velocidad  por  precaución.  Tanto  sobre  el  hielo  como  sobre  la   nieve   una  pérdida   de  tracción  de  las  ruedas  en  una  curva  puede  ser  muy  peligrosa  ya  que  la  inercia  del  giro  hace  que  el  vehículo  sea  más  difícil  de  controlar.

Anuncios