En el Antiguo Testamento como hemos visto existen un sinfín de bendiciones pero ahora mencionaremos tres por su trascendencia. La bendición a Abrahan extensiva a su descendencia : ” Pues de ti haré una gran nación y haré grande tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan; y en ti serán benditas todas las tribus de la tierra ” ( Génesis 12, 2-3 ). El premio a la obediencia de Abrahán de sacrificar a su hijo Isaac : ” porque no has rehusado darme tu hijo, tu único, te colmaré de bendiciones y multiplicaré grandemente tu descendencia como las estrellas del cielo y como las arenas de la orilla del mar, y tus descendientes poseerán la puerta de sus enemigos y en tu descemdencia serán benditas las naciones de la tierra, poque has obedecido mi voz ” ( Génesis 22, 16 – 18). Y la tercera la que mandó Yahvé a Moisés diciendo ” habla a Aarón y a sus hijos y diles : De esta manera bendeciréis a los hijos de Israel, les diréis “. Esta bendición también se llama sacerdotal ya que cada mañana la deben impartir los sacerdotes de Israel a su pueblo : ” YAHVÉ te bendiga y proteja. Yahvé haga resplandecer su ROSTRO sobre ti y te conceda su favor. Que Yahvé te mire con benevolencia y te conceda la paz. Y ellos pondrán mi NOMBRE sobre los hijos de Israel y YO los bendeciré ” ( Num. 6, 24- 27 ).
El cántico es la culminación de la bendición. El Señor, Dios fuerte y poderoso, supo aniquilar el poderío de los egípcios, liberar a Israel de la opresión del Faraón e instalar a su pueblo en el monte Sión, lugar de su elección. Es una sublime acción de gracias de Moisés : ” Cantaré al Señor, porque se cubrió de gloria ; caballos y jinetes arrojó al mar. Mi fuerza y mi refugio es el Yahvé. Él es objeto de mi canción y Él me ha salvado. Él es mi Dios a quien celebraré, el Dios de mi padre a quien he de enzalzar, El Señor es un guerrero poderoso; Yahvé es su nombre ” ( Éxodo 15, 1 – 3 ). El cántico de Ana, pronunciado por la madre del profeta Samuel, que celebra el poder de Dios al hacerla madre, liberándola así del oprobio de la esterilidad : ” Exulta mi corazón en Yahvé que ha fortalecido mi brazo. Mi boca se rie de mis enemigos, pues me alegro de la salvación que de Tí he recibido. No hay santo como Yahvé, porque no hay otro fuera de Tí, no hay roca como nuestro Dios… La estéril ha dado a luz siete veces, y se marchitó la que muchos hijos tenia ” ( 1 Reyes 2, 1- 3 ). El cántico de los rescatados, Isaías después de experimentar el desamparo del Señor exclama : ” Yo te alabaré , Yahvé, porque después de airarte contra mi se aplacó tu ira y me has consolado. He aquí que Dios es mi salvación ; tendré confianza y no temeré, porque mi fortaleza es Yah, Yahvé , el cual ha sido mi salvación. …Alabad a Yahvé, invocad su nombre, pregonad sus obras entre los pueblos , proclamad que es excelso su Nombre. Cantad a Yahvé, porque ha hecho cosas gloriosas, que lo sepa la tierra entera ” ( Is, 12, 1 – 6 ). Cántico de Judit después de la derrota del ejército asirio : ” Cantemos un himno a Yahvé, un himno nuevo a nuestro Dios. Adonai, Señor, Tú eres grande y muy glorioso en tu poder, nadie puede sobrepujarte. Sírvante todas las creaturas, porque dijiste y fueron hechas; enviaste tu Espíritu y fueron creadas ; no hay quien resista a tu voz ” ( Judit 16, 15 – 17 ). Finalizaremos con los dos maravillosos cánticos del Nuevo Testamento. El cántico de la Virgen al visitar a su prima Isabel, madre de Juan el Bautista, precursor del Mesias : ” Glorifica mi alma al Señor, y mi espíritu se goza en Dios mi Salvador, porque ha mirado la pequeñez de su esclava. Y he aquí que desde ahora me felicitarán todas las generaciones , porque en mí obró grandezas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia para los que le temen va de generación en generación ” ( Luc, 1, 46 -50 ), y el benedictus de Zacararias al ver el nacimiento de Juan , su hijo : ” Bendito sea el Señor , el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, al suscitarnos un poderoso Salvador, en la casa de David, su siervo, como lo habia anunciado por boca de sus santos profetas ” ( Luc. 1, 68 – 70 )
Como podemos ver los cánticos son himnos y pregarias solemnes de acción de gracias , de alabanza y de agradecimiento por las bendiciones abundantes otorgadas a su pueblo y por cumplirse las promesas de Yahvé.
,

Anuncios